Trabajando al Servicio de Dios y el Prójimo

Trabajando al Servicio de Dios y el Prójimo
SIEMPRE A TUS PIES, MI SEÑOR DE LOS MILAGROS

viernes, 31 de diciembre de 2010

EL QUE NO VIVE PARA SERVIR...NO SIRVE PARA VIVIR



Es un momento de reflexión para nuestras acciones que hemos realizado durante el año y observar nuestro entorno.
Lo primero que tenemos que hacer, es ser un principal crítico de nuestro actuar en toda organización o en la familia donde participamos activamente. Lo común de todos nosotros es responsabilizar de los errores a los demás, creernos que somos los únicos en no cometerlos y tener algunas cualidades que todavía no poseemos.
Mirando nuestro entorno, vemos un clima de violencia y nadie se siente seguro al caminar por las calles, también vemos la agresión entre personas y el predominio de la Ley de la Selva.
Al hacer nuestro balance del año 2010, debemos preguntarnos:
¿Somos personas que cumplimos la doctrina cristiana? ¿Somos Luz en todo nuestro quehacer diario? ¿Qué hacemos nosotros para solucionar o apoyar a solucionar la problemática que se nos presentan? O acaso solo nos interesa resolver nuestra problemática personal en desmedro de los demás o de nuestra organización.
Ser un seguidor de Jesús, significa un compromiso para actuar en todo momento con las enseñanzas de nuestro Salvador, y no hacerlo solo de palabra.
Que gran compromiso tenemos todos nosotros, los creyentes de Jesús, de trabajar por atender las necesidades de nuestro hermano en dificultad.
Cuando las personas nos observen nuestro compromiso de servicio, y nuestro comportamiento ejemplar para los demás, estaremos mejorando nuestra organización y/o familia, por ende nuestra Sociedad será mas justa y cristiana.
FELIZ AÑO NUEVO 2011, A TODOS MIS HERMANOS EN CRISTO JESÚS.
ATENTAMENTE,
HNO. ABEL GUILLERMO CAMPOS ELESCANO

jueves, 23 de diciembre de 2010

VIENDO LA NAVIDAD CON JESÚS EN NUESTRO HOGAR



La Navidad nos recuerda el nacimiento del niño Jesús, que es lo más importante (desgraciadamente esto pasa desapercibido para muchos). "Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su hijo unigénito para que todo aquel que en el cree no se pierda, mas tenga vida eterna" (Jn.3:16).

Este es la verdadera Navidad. El nacimiento del niño Jesús.

Dios envió a su hijo para que viviera como nosotros, sufriera, paderciera y muriera por mí, por mis pecados y porqu no..... también por los tuyos. El cargó con todos ellos en la cruz y nos da la oportunidad por medio de su sangre de lavarnos y redimirnos del pecado, lo único que tenemos que hacer el abrirle nuestro corazón y decirle. Creo en tí Sr. Jesús, quiero que vengas y tomes el control de mi vida y mores para siempre en mi corazón. y Creeme que tu vida cambia, No necesitas esperar a Diciembre para recordar el nacimiento del niño Jesús. Él te acompañará siempre.

Que la cena, los regalos las piñatas y todo lo demás no sean tu verdadero propósito en esta Navidad. Sino el recibir a Cristo en tu corazón. "Porque no envió Dios a su hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él" (Jn. 3:17).

¡Que esta Navidad sea de bendición para tí y los tuyos!

martes, 21 de diciembre de 2010

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO 2010




MONICION DE ENTRADA
Buenos días (noches) hermanos y hermanas en Cristo. Nuestra Parroquia, Señor de los Milagros les da la más cordial bienvenida. Hermanos, próximos al nacimiento de Jesús, en este último Domingo de Adviento, la Liturgia exalta la figura de María, Virgen y Madre. En el seno inmaculado de ella, el Emmanuel, Dios – con – nosotros, se hace criatura humana; así, María se transforma en morada de Dios, en el primer Tabernáculo, en el Templo que el Señor se ha construido, para llegar a nuestro encuentro. También contemplamos a José, esposo de María, hombre justo, cuya fe y confianza en Dios, trasciende los límites de lo extraordinario. Nos ponemos de pie para recibir al Presidente de la Asamblea el Padre…………………...

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

Hermanos, antes de iniciar esta Celebración Eucarística, en presencia del Señor, y en el silencio del corazón, nos reconocemos pecadores y arrepentidos, pedimos perdón por nuestras faltas:
Ø Por que muchas veces, no sabemos dar testimonio de Ti, el Emmanuel, Dios-con- nosotros.

Señor Ten Piedad

Ø Por que nuestros egoísmo, no nos permite escuchar tu voz, que nos llama constantemente al amor y a la justicia

Cristo Ten Piedad

Ø Por que muchas veces, confiamos en nuestras posibilidades y olvidamos que nuestra propia vida y toda la creación, viene de Ti

Señor Ten Piedad

ENCENDIDO DE LA CUARTA VELA
ORACION

Al encender estas cuatro velas,

en el ultimo Domingo de Adviento,

pensamos en María, Madre tuya y Madre nuestra.

Ella te espero con alegría, con ternura,

con el más puro amor.

En sus brazos encontraste la cuna mas hermosa,

así, también nosotros,

queremos prepararnos y recibirte ,

en la fe, en el amor y en el trabajo de cada día

¡VEN, SEÑOR, VEN!



ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICION A LA PRIMERA LECTURA Is 7,7-14

Dios mismo, nos da la señal para reconocerlo entre nosotros: la Virgen en cinta que da a luz. La encarnación es una prueba rigurosa del amor de Dios Escuchemos atentamente.



SALMO RESPONSORIAL Sal. 23
MONICION A LA SEGUNDA LECTURA Rm 1,1-7

San Pablo expresa que el misterio de la salvación, mantenido en secreto durante siglos y ahora revelado a todas las naciones, es obra de Dios Escuchemos con atención.

MONICION AL EVANGELIO Mt. 1,18-24

En el nacimiento de Jesús, se da cumplimiento a las profecías. El significado del nombre de Jesús, Dios salva, describe cual será su misión. Nos ponemos de pie para escuchar la proclamación del Santo Evangelio.

HOMILIA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Hermanos y hermanas, Dios nuestro Padre, en su bondad y misericordia, nos envía a su Hijo Único, para la salvación de los hombres. Al Dios fiel, lleno de amor por nosotros, presentamos con fe y esperanza nuestras suplicas. Oremos juntos diciendo:

¡TU, QUE ERES NUESTRO PADRE Y NUESTRO DIOS, ESCUCHANOS!

1. POR LA IGLESIA UNIVERSAL

Para qué, fiel a su Alianza con el Señor, manifieste siempre ante el mundo con alabanzas y acción de gracias, al Dios generoso y amoroso

ROGUEMOS AL SEÑOR
2. POR LOS PASTORES DE LA IGLESIA

Para que, con su testimonio, nos ayuden a acoger al Emmanuel con una fe viva y a encender la luz de la esperanza cristiana, más allá de toda oscuridad de las vicisitudes humanas.

ROGUEMOS AL SEÑOR
3. POR EL MUNDO

Para que, desterrando la violencia, el odio y el egoísmo, de pasos decisivos para una convivencia fraterna, que cierre las puertas al materialismo y al consumismo; y se abra a experimentar y vivir, la globalización del amor

ROGUEMOS AL SEÑOR


4. POR NUESTRA COMUNIDAD PARROQUIAL

Para que, en este tiempo de Adviento que ya termina, recibamos al Señor en la Navidad, con un corazón preparado y renovado en la fe, siguiendo el camino cuya única recompensa es Dios.

ROGUEMOS AL SEÑOR


5. POR TODAS NUESTRAS FAMILIAS

Para que, cimentadas en el amor y en la paz de Cristo, les permita encontrar la armonía y la comprensión, que fortalezca día a día el vínculo matrimonial

ROGUEMOS AL SEÑOR


6. POR TODAS Y TODOS AQUÍ REUNIDOS

Para que, respondamos como María, con un “si”, generoso, libre y responsable, a Dios, que nos llama a colaborar con nuestros hermanos.

ROGUEMOS AL SEÑOR
Padre Bueno, que envías a tú Hijo, Nuestro Señor y Salvador, para redimirnos del pecado, aumenta en nosotros la fe, la esperanza y la caridad, para recibirlo con toda dignidad y majestad. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. AMEN



LITURGIA DE LA EUCARISTIA
MONICION COLECTA
Hermanos, con humidad y amor, compartamos el fruto de nuestro trabajo, con quienes más lo necesitan: los enfermos y lo mas pobres de nuestra comunidad. También ayudemos al sostenimiento de nuestra Parroquia, aportemos generosamente.

MONICION OFRENDAS
Pan y Vino
Señor, ante tu Altar presentamos los dones de Pan y Vino, ellos, por acción del Espíritu Santo, se convertirán en tu Cuerpo y en tu Sangre, expresión infinita de tu amor, que realiza tu deseo de quedarte con nosotros para siempre y de alimentarnos el Espíritu, en las debilidades y fragilidades de nuestra fe.

Víveres
Señor te presentamos estos víveres, como gesto de amor y solidaridad, que queremos compartir con nuestros hermanos más necesitados de la comunidad.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICION DE COMUNION
Hermanos, el Señor nos dice “QUIEN COME MI CARNE Y BEBE MI SANGRE, HABITA EN MI Y YO EN EL”

La vida en Cristo, encuentra su fundamento en el Banquete Eucarístico, si estamos preparados, acerquémonos con fe y amor a recibirlo en el Sacramento de la Eucaristía y hagámonos uno con El.



ACCION DE GRACIAS


En el umbral de tu inminente venida, Señor,

el gozo,
el asombro y la alabanza inundan hoy nuestro corazón,
como el de San José, la figura silenciosa del adviento.

Tu salvación, Señor, está ya cerca de tus fieles
y tu gloria habitará en nuestro mundo.
Tu misericordia y tu fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan,

mientras tu bendición brota,

alentando y alegrando nuestro espíritu
Gracias, Señor, por tanta bonanza de tu amor.
mantén alerta nuestra fe en la radiante oscuridad de tu noche,
porque ya está a la vista el Dios-con-nosotros. ¡Aleluya!

Amén.

MONICION DE DESPEDIDA

Hermanos, Jesús viene a salvar a su pueblo de sus pecados, es decir, ofrece rescatarnos de todo aquello que desfigura nuestra vida y toda la creación. Abrámosle nuestro corazón, para que nos purifique y nos haga vivir la autentica alegría de la Navidad.

domingo, 19 de diciembre de 2010

AMA A TU PROJIMO COMO A TI MISMO



Marcos 12, 28-34. Tiempo Ordinario. Aunque cueste trabajo amar al que está más cercano a nosotros.


Ama a tu prójimo como a ti mismo

Marcos 12, 28-34

En aquel tiempo, uno de los letrados se acercó a Jesús y le preguntó: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos? Jesús le contestó: El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos. Le dijo el escriba: Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que El es único y que no hay otro fuera de El, y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a si mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios. Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: No estás lejos del Reino de Dios. Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas.


Reflexión


¿Quién es mi prójimo? No nos compliquemos investigando quién es nuestro prójimo. ¿Será aquél que nos encontramos en la calle, el pobre, el sucio...? Sí, él es nuestro prójimo. Pero también recordemos que prójimo es sinónimo de próximo. Algunas veces nos cuesta trabajo amar verdaderamente a nuestro prójimo que está más cercano a nosotros, en el trabajo, en la escuela. Aquella persona con la que tengo contacto personal cotidiana y que a veces humanamente me es difícil convivir, que es una cosa muy normal, pero en esos momentos es donde verdaderamente entra el verdadero amor a nuestro prójimo.

“No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? Muchas ocasiones, ¿verdad?, ¿No nos parece que se queda un poco corta? Es un poco pasiva, indiferente. Le falta algo. ¡Es un poco seca!

Cambiémosla a alguna frase más activa, más dinámica, que nos mueva a realizar algo y que nos ayude a quedarnos en el “no hagas a los demás”. Sería mejor decir: “haz a los demás lo que quieras que te hicieran a ti”. Interpretándola de forma correcta, no esperando en realidad que por nuestros actos tenemos que recibir el mismo pago. O esta otra que dice hacer el bien sin mirar a quien. Pero aquí en lugar del “sin mirar a quién” veamos a Cristo representado en mi prójimo

¿A quién no le gusta recibir una sonrisa, un buenos días, un comentario positivo? La sonrisa es un buen detalle práctico de amor al prójimo. Sonreír plácidamente, ser amable cordial y abierto con todos. Es un lenguaje universal; lo mismo lo entiende un polaco que un chino; muchas veces ayuda a quitar aquel polvillo rutinario del trabajo, que se ha ido acumulando a lo largo de las jornadas. ¿Que más prueba de amor al prójimo podemos dar? Esta es una forma sencilla y práctica. Así construiremos un clima de benevolencia en nuestro alrededor. ¡Hagamos la prueba!

El escriba hace una anotación, que estos mandamientos valen más que todos los holocaustos y sacrificios hechos a Dios para el perdón de sus pecados y para pedir gracias especiales. Hoy podemos amar a Dios odiando el pecado en nuestras vidas, y amando de corazón a nuestro prójimo.

viernes, 17 de diciembre de 2010

PLAN DE TRABAJO DE LA LISTA Nº02- HERMANDAD DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS DE TRUJILLO (2011-2012)

PLAN DE TRABAJO - LISTA N° 02

VISIÓN
Convertir a la Hermandad del Señor de los Milagros de Trujillo del Templo de Santo Domingo de Guzmán, en una de las Instituciones más representativas de la Arquidiócesis y de todo el Norte del Perú.

MISIÓN
Sembrar en los corazones de todos los fieles católicos de Trujillo, el amor y la devoción al Señor de los Milagros, Patrón Jurado y Protector de la ciudad de Trujillo, así como la evangelización y catequización de todos los miembros de la Hermandad, a través de retiros espirituales y jornadas.

PRESIDENCIA

• Promover que todos los hermanos trabajemos unidos en una sola alma y un solo corazón, teniendo siempre presente el amor hacia Nuestro Señor de los Milagros y esta unión con todos los hermanos de la Institución será de manera coordinada con cada uno de sus miembros, escuchando opiniones y sugerencias para poder sacar adelante de manera conjunta nuestra querida Hermandad.
• Promover, fomentar y coordinar con cada una de las secretarias, campañas de evangelización y de ayuda social a los diferentes sectores de la ciudad, los cuales serán realizadas por todos los miembros de la hermandad en coordinación con la comunidad de padres dominicos.
• Llegar a conformar la Hermandad Infantil del Señor de los Milagros, la que puede ser integrada por todos los hijos y familiares menores de edad de los hermanos y así asegurar el futuro y crecimiento de nuestra hermandad.
• Concluir satisfactoriamente la donación del terreno donde se construirá el local institucional de nuestra Hermandad del Señor de los Milagros.
• Lograr la consolidación de la Banda Morada para el acompañamiento en los recorridos procesionales en el mes morado y toda actividad que realice la Hermandad, en forma gratuita.

SECRETARIA DE ACTAS

• Mantener actualizado los libros de actas, files personales de cada miembro de la hermandad y toda documentación que permita realizar el máximo de las funciones, tanto en las sesiones de junta directiva como de Asamblea General de Hermanos.
• Trabajar con el máximo de responsabilidad y humildad en el ejercicio de las funciones, poniendo en conocimiento a todos los hermanos sobre los diferentes acuerdos que se tomen a través de los diferentes medios de comunicación y se atenderá con el mayor agrado posible, las preguntas e inquietudes que se hagan llegar.

TESORERIA

• Buscar y aplicar la correcta administración de los fondos de la Hermandad, utilizando mecanismos y procedimientos para minimizar cuentas deudoras de cada uno de sus miembros y optimizar el desempeño de la Tesorería para el cumplimiento de sus funciones y objetivos trazados.
• Llevar actualizado los libros contables y toda documentación que acredite los ingresos y egresos de la hermandad de manera detallada, demostrando la responsabilidad, honestidad y transparencia de la gestión.
• Programar un histórico de ingresos y egresos de la festividad, para poder determinar y programar las actividades que realice la hermandad sacar adelante la festividad

FISCALIA

• Velar por la disciplina y el cumplimiento del estatuto, TUO y toda directiva y/o reglamento que emita la hermandad.
• Fiscalizar el estado económico y patrimonial de la Hermandad del Señor de los Milagros, manteniendo informado a los demás miembros de la Institución.
• Supervisar a los demás miembros de la Junta Directiva, en el desempeño de sus funciones, verificando la transparencia de la gestión.

CAPATACIA GENERAL

• Promover que el mes de Octubre, mes dedicado al culto del Señor de Los Milagros, sea de recogimiento, oración y retorno por los caminos del Señor y que las procesiones sirvan para evangelizar y catequizar a nuestro pueblo trujillano.
• Lograr que las procesiones lleguen en un horario adecuado, con el propósito de no poner en peligro el honor y la integridad física de los fieles.
• Trabajar y coordinar con la Secretaria de Culto y Evangelización, para que los homenajes sean unificados.
• Consolidar la labor de las cuadrillas durante todo el año, para que de esta manera se promueva la lectura asidua de las Sagradas Escrituras basadas en la oración.
• Que las procesiones sirvan como petición del pueblo trujillano que sufre para solucionar los problemas que más nos aquejan

PATRONATO DE ANDAS

• Realizar un estudio pormenorizado de las Sagradas Andas de nuestro Señor de los Milagros, con la finalidad de poder determinar y mejorar el buen funcionamiento de cada una de las partes que la componen.
• Realizar un estudio técnico y económico, de los rayos del arco y joyas de Nuestro Señor de los Milagros, con la finalidad de poder recabar un informe detallado sobre factibilidad de la limpieza y bañado de los rayos y joyas de nuestro Señor de los Milagros.
• Realizar actividades, que conlleven al autofinanciamiento de los gastos en las que se incurran en los trabajos de mantenimiento de las sagradas andas de Nuestro Señor de los Milagros, previamente los cuales deberán ser aprobados por la Junta Directiva.
• Realizar trabajos de mantenimiento y de coordinación con los hermanos de hornacina, con la finalidad de que en las salidas procesionales del templo, se realice en el menor tiempo posible, buscando la solución de los distintos inconvenientes que se susciten, en beneficio de la festividad de nuestro Señor de los Milagros

CULTO, LITURGIA Y EVANGELIZACION

• Promover el culto y adoración de nuestro Señor de los Milagros y fomentar el testimonio de fe entre todos los miembros de la hermandad.
• Mantener relación constante con el asesor espiritual, para la elaboración de cronograma y silabo de temas que se aplicaran a los distintos retiros, jornadas y charlas durante el transcurso del año a todos los hermanos miembros de la hermandad, así como a los hermanos postulantes.
• Coordinar con las distintas secretarias sobre la aplicación de charlas para los grupos de apoyos.

BIENESTAR SOCIAL

• compromiso de velar por el bienestar personal, social y espiritual de cada uno de los integrantes de la hermandad del Señor de los Milagros, asistiéndolos y ayudándolos en los diferentes problemas que le puede agobiar.
• Coordinación constante con la comunidad de padres dominicos y la junta directiva, para la realización de obras de índole social y de proyección a la comunidad, cada dos meses.
• El compromiso y la factibilidad de creación de un fondo mortuorio, a nombre de la Institución, para los hermanos miembros de la hermandad, con la finalidad de cubrir los gastos que ocasione su pérdida.

RALACIONES PUBLICAS

• El compromiso de difundir de manera constante la imagen institucional de la hermandad así como invitar a la feligresía a pertenecer a la misma y así poder acrecentar nuestra institución.
• Publicitar a través de los diferentes medios de comunicación que tiene la Hermandad, los acuerdos que se tomen con respecto a toda actividad que realice nuestra Institución, en beneficio de la comunidad

martes, 14 de diciembre de 2010

Tercer domingo de Adviento 2010




A - Tercer domingo de Adviento
Primera: Is 35, 1-6.8.10; Salmo 146; Segunda: Sant 5, 7-10; Evangelio: Mt 11, 2-11


A - Tercer domingo de Adviento


Sagrada Escritura:

Primera: Is 35, 1-6.8.10
Salmo 146
Segunda: Sant 5, 7-10
Evangelio: Mt 11, 2-11




Nexo entre las lecturas

La liturgia del tercer domingo de Adviento subraya de modo particular la alegría por la llegada de la época mesiánica. Se trata de una cordial y sentida invitación para que nadie desespere de su situación, por difícil que ésta sea, dado que la salvación se ha hecho presente en Cristo Jesús. El profeta Isaías, en un bello poema, nos ofrece la bíblica imagen del desierto que florece y del pueblo que canta y salta de júbilo al contemplar la Gloria del Señor. Esta alegría se comunica especialmente al que padece tribulación y está a punto de abandonarse a la desesperanza. El salmo 145 canta la fidelidad del Señor a sus promesas y su cuidado por todos aquellos que sufren. Santiago, constatando que la llegada del Señor está ya muy cerca, invita a todos a tener paciencia: así como el labrador espera la lluvia, el alma espera al Señor que no tardará. El Evangelio, finalmente, pone de relieve la paciencia de Juan el Bautista quien en las oscuridades de la prisión es invitado por Jesús a permanecer fiel a su misión hasta el fin.


Mensaje doctrinal

1. El mensaje del desierto. Cuando el Antiguo Testamento veía el desierto como lugar geográfico, lo consideraba como la tierra que "Dios no ha bendecido", lugar, de tentación, de aridez, de desolación. Esta concepción cambió cuando Yahveh hizo pasar a su pueblo por el desierto antes de introducirlo en la tierra prometida. A partir de entonces, el desierto evoca, sobre todo, una etapa decisiva de la historia de la salvación: el nacimiento y la constitución del pueblo de Dios. El desierto se convierte en el lugar del "tránsito", del Éxodo, el lugar que se debe pasar cuando uno sale de la esclavitud de Egipto y se dirige a la tierra prometida. El camino del desierto no es, en sentido estricto, el camino más corto entre el punto de salida y el punto de llegada. Lo importante, sin embargo, es comprender que ése es el camino de salvación que Dios elige expresamente para su pueblo: en el desierto Yahveh lo purifica, le da la ley, le ofrece innumerables pruebas de su amor y fidelidad. El desierto se convierte, según el Deuteronomio (Dt 8,2ss 15-18), en el tiempo maravilloso de la solicitud paterna de Dios. Cuando el profeta Isaías habla del desierto florido expresa esta convicción: Dios siempre cuida de su pueblo y, en las pruebas de este lugar desolado, lo alimenta con el maná que baja del cielo y con el agua que brota de la roca, lo conforta con su presencia y compañía hasta tal punto que el desierto empieza a florecer. En nuestra vida hay momentos de desierto, momentos de desolación, de prueba de Dios, en ellos, más que nunca, el Señor nos repite por boca del profeta Isaías: fortaleced las manos débiles, robusteced las rodillas vacilantes, decid a los cobardes de corazón, sed fuertes, no temáis. Mirad que vuestro Dios viene en persona.

2. Sed fuertes, no temáis. Parece ser ésta la principal recomendación de toda la liturgia. Sed fuertes, que las manos débiles no decaigan, que las rodillas vacilantes no cedan, que el que espera en la cárcel (Juan Bautista) persevere pacientemente en su testimonio: Dios en persona viene, Dios es nuestra salvación y ya está aquí. Es preciso ir al corazón de Juan Bautista para comprender la tentación de la incertidumbre; Juan era un hombre íntegro de una sola pieza; un hombre que nada anteponía al amor de Cristo y a su misión como precursor; un hombre ascético, sin respetos humanos y preocupado únicamente de la Gloria de Dios. Pues bien, Juan experimenta la terrible tentación de haber corrido en vano, de sentir que las características mesiánicas de Jesús no correspondían a lo que él esperaba. Experiencia tremenda que sacude los cimientos más sólidos de aquella inconmovible personalidad. Con toda humildad manda una legación para preguntar al Señor: ¿Eres realmente Tú el que ha de venir? La respuesta de Jesús nos reconduce a la primera lectura. Los signos mesiánicos están por doquier: los ciegos ven, los cojos andan, los sordos oyen y a los pobres se les anuncia la buena noticia. Juan entiende bien la respuesta: ¡es Él y no hay que esperar a otro! ¡Es Él! ¡El que anunciaban las profecías del Antiguo Testamento! ¡Es Él y, por lo tanto, debe seguir dando testimonio hasta la efusión de su sangre! ¡Y Juan Bautista es fiel! ¡Qué hermoso contemplar a este precursor en la tentación, en el momento de la prueba, en el momento de la lucha y de la victoria!

3. El Señor viene en persona. Éste es el motivo de la alegría, éste es el motivo de la fortaleza. Es Dios mismo quien viene a rescatar a su pueblo. Es Dios mismo quien se hace presente en el desierto y lo hace florecer. Es Dios mismo quien nace en una pequeña gruta de Belén para salvar a los hombres. Es Dios mismo quien desciende y cumple todas las esperanzas mesiánicas. Admirable intercambio: Dios toma nuestra humana naturaleza y nos da la participación en la naturaleza divina.


Sugerencias pastorales

1. La alegría debe ser un distintivo del cristiano. La alegría cristiana nace de la profunda convicción de que en Cristo, el Señor, el pecado y la muerte han sido derrotados. Por eso, al ver que El Salvador está ya muy cerca y que el nacimiento de Jesús es ya inminente, el pueblo cristiano se regocija y no oculta su alegría. Nos encaminamos a la Navidad y lo hacemos con un corazón lleno de gozo. Sería excelente que nosotros recuperáramos la verdadera alegría de la Navidad. La alegría de saber que el niño Jesús, Dios mismo, está allí por nuestra salvación y que no hay, por muy grave que sea, causa para la desesperación. De esta alegría del corazón nace todo lo demás. De aquí nace la alegría de nuestros hogares. De aquí nacen la ilusión y el entusiasmo que ponemos en la preparación del nacimiento, el gozo de los cantos natalicios tan llenos de poesía y de encanto infantil. Es justo que estemos alegres cuando Dios está tan cerca. Pero es necesario que nuestra alegría sea verdadera, sea profunda, sea sincera. No son los regalos externos, no es el ruido ni la vacación lo que nos da la verdadera alegría, sino la amistad con Dios. ¡Que esta semana sea de una preparación espiritual, de un gozo del corazón, de una alegría interior al saber que Dios, que es amor, ha venido para redimirnos! Esta preparación espiritual consistirá, sobre todo, en purificar nuestro corazón de todo pecado, en acercarnos al sacramento de la Penitencia para pedir la misericordia de Dios, para reconocer humildemente nuestros fallos y resurgir a una vida llena del amor de Dios

2. Salimos al encuentro de Jesús que ya llega con nuestras buenas obras. Esta recomendación que escuchamos ya el primer domingo de adviento se repite en este domingo de gozo. Hay que salir al encuentro con las buenas obras, sobre todo con caridad alegre y del servicio atento a los demás. En algunos lugares existe la tradición de hacer un calendario de adviento. Cada día se ofrece un pequeño sacrificio al niño Jesús: ser especialmente obediente a los propios padres, dar limosna a un pobre, hacer un acto de servicio a los parientes o a los vecinos, renunciar a sí mismo al no tomar un caramelo, etc. En otros lugares se prepara en casa, según la costumbre iniciada por San Francisco de Asís, el "tradicional nacimiento". A los Reyes Magos se les coloca a una cierta distancia, más bien lejana, de la cueva de Belén. Cada buena obra o buen comportamiento de los niños hace adelantar un poco al Rey en su camino hacia Jesús. Métodos sencillos, pero de un profundo valor pedagógico y catequético para los niños en el hogar. Pero no conviene olvidar que la mejor manera de salir al encuentro de Jesús es el amor y la caridad: el amor en casa entre los esposos y con los hijos; el amor y la caridad con los pobres y los necesitados, con los ancianos y los olvidados. Hay que formar un corazón sensible a las necesidades y sufrimientos de nuestro prójimo. Es esto lo que hará florecer el desierto. Es esto lo que hará que nuestras rodillas no vacilen en medio de las dificultades de la vida. Nada mejor para superar los propios sufrimientos que salir al encuentro del sufrimiento ajeno.

3. La venida de Jesús es una invitación a tomar parte en el misterio de la redención de los hombres. El cristiano no es un espectador del mundo, él participa de las alegrías y gozos así como de las penas y sufrimientos de los hombres. "El gozo y la esperanza, la tristeza y la angustia de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de toda clase de afligidos, son también gozo y esperanza, tristeza y angustia de los discípulos de Cristo, y nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón"(Gaudium et spes 1). El cristiano es por vocación, así como lo era Juan Bautista, uno que prepara el camino de Cristo en las almas. Debe participar en la vida y en la misión de la Iglesia. Debe sentir la dulce responsabilidad de hacer el bien, de predicar a Cristo, de conducir las almas a Cristo. Si alguno dice que no tiene tiempo para hacer apostolado es como si dijese que no tiene tiempo para ser cristiano, porque el mensaje y la misión están en la entraña misma de la condición cristiana. Nos conviene recuperar ese celo apostólico, nos conviene fortalecer las manos débiles, las rodillas vacilantes y dar nuevamente al cristianismo ese empuje y vitalidad que tenían las primeras comunidades cristianas. Veamos cómo los primeros discípulos de Cristo rápidamente se convertían en evangelizadores, llamaban a otros al conocimiento y al amor de Jesús. Veamos que el mundo espera la manifestación de los Hijos de Dios (Cfr. Rom 8,19). Espera nuestra manifestación, espera que cada uno de nosotros, desde su propio puesto, haga todo lo que pueda para preparar la venida del Señor. "¡Caminemos con esperanza! Un nuevo milenio se abre ante la Iglesia como un océano inmenso en el que hay que aventurarse, contando con la ayuda de Cristo. El Hijo de Dios, que se encarnó hace dos mil años por amor al hombre, realiza también hoy su obra. Hemos de agudizar la vista para verla y, sobre todo, tener un gran corazón para convertirnos en sus instrumentos... El Cristo contemplado y amado ahora nos invita una vez más a ponernos en camino: "Id pues y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo" (Mt 28,19). El mandato misionero nos introduce en el tercer milenio invitándonos a tener el mismo entusiasmo de los cristianos de los primeros tiempos. Para ello podemos contar con la fuerza del mismo Espíritu, que fue enviado en Pentecostés y que nos empuja hoy a partir animados por la esperanza "que no defrauda" (Rm 5,5), (Novo Millennio Ineunte 58).


domingo, 5 de diciembre de 2010

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO 2010


Del comentario sobre el profeta Isaías de Eusebius of Caesarea

Una voz grita en el desierto

Una voz grita en el desierto: «Preparad un camino al Señor, allanad una calzada para nuestro Dios». El profeta declara abiertamente que su vaticinio no ha de realizarse en Jerusalén, sino en el desierto; a saber, que se manifestará la gloria del Señor, y la salvación de Dios llegará a conocimiento de todos los hombres.

Y todo esto, de acuerdo con la historia y a la letra, se cumplió precisamente cuando Juan Bautista predicó el advenimiento salvador de Dios en el desierto del Jordán, donde la salvación de Dios se dejó ver. Pues Cristo y su gloria se pusieron de manifiesto para todos cuando, una vez bautizado, se abrieron los cielos y el Espíritu Santo descendió en forma de paloma y se posó sobre él, mientras se oía la voz del Padre que daba testimonio de su Hijo: Éste es mi Hijo, el amado; escuchadlo.

Todo esto se decía porque Dios había de presentarse en el desierto, impracticable e inaccesible desde siempre. Se trataba, en efecto, de todas las gentes privadas del conocimiento de Dios, con las que no pudieron entrar en contacto los justos de Dios y los profetas.

Por este motivo, aquella voz manda preparar un camino para la Palabra de Dios, así como allanar sus obstáculos y asperezas, para que cuando venga nuestro Dios pueda caminar sin dificultad. Preparad un camino al Señor: se trata de la predicación evangélica y de la nueva consolación, con el deseo de que la salvación de Dios llegue a conocimiento de todos los hombres.

Súbete a un monte elevado, heraldo de Sión; alza fuerte la voz, heraldo de Jerusalén. Estas expresiones de los antiguos profetas encajan muy bien y se refieren con oportunidad a los evangelistas: ellas anuncian el advenimiento de Dios a los hombres, después de haberse hablado de la voz que grita en el desierto. Pues a la profecía de Juan Bautista sigue coherentemente la mención de los evangelistas.

¿Cuál es esta Sión sino aquella misma que antes se llamaba Jerusalén? Y ella misma era aquel monte al que la Escritura se refiere cuando dice: El monte Sión donde pusiste tu morada; y el Apóstol: Os habéis acercado al monte Sión. ¿Acaso de esta forma se estará aludiendo al coro apostólico, escogido de entre el primitivo pueblo de la circuncisión?

Y esta Sión y Jerusalén es la que recibió la salvación de Dios, la misma que a su vez se yergue sublime sobre el monte de Dios, es decir, sobre su Verbo unigénito: a la cual Dios manda que, una vez ascendida la sublime cumbre, anuncie la palabra de salvación. ¿Y quién es el que evangeliza sino el coro apostólico? ¿Y qué es evangelizar? Predicar a todos los hombres, y en primer lugar a las ciudades de Judá, que Cristo ha venido a la tierra.


Isaías 11: 1 - 10
________________________________________
1 Saldrá un vástago del tronco de Jesé, y un retoño de sus raíces brotará.
2 Reposará sobre él el espíritu de Yahveh: espíritu de sabiduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de ciencia y temor de Yahveh.
3 Y le inspirará en el temor de Yahveh. No juzgará por las apariencias, ni sentenciará de oídas.
4 Juzgará con justicia a los débiles, y sentenciará con rectitud a los pobres de la tierra. Herirá al hombre cruel con la vara de su boca, con el soplo de sus labios matará al malvado.
5 Justicia será el ceñidor de su cintura, verdad el cinturón de sus flancos.
6 Serán vecinos el lobo y el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito, el novillo y el cachorro pacerán juntos, y un niño pequeño los conducirá.
7 La vaca y la osa pacerán, juntas acostarán sus crías, el león, como los bueyes, comerá paja.
8 Hurgará el niño de pecho en el agujero del áspid, y en la hura de la víbora el recién destetado meterá la mano.
9 Nadie hará daño, nadie hará mal en todo mi santo Monte, porque la tierra estará llena de conocimiento de Yahveh, como cubren las aguas el mar.
10 Aquel día la raíz de Jesé que estará enhiesta para estandarte de pueblos, las gentes la buscarán, y su morada será gloriosa.

Salmo 72: 1 - 2, 7 - 8, 12 - 13, 17
________________________________________
1 De Salomón. Oh Dios, da al rey tu juicio, al hijo de rey tu justicia:
2 que con justicia gobierne a tu pueblo, con equidad a tus humildes.
7 En sus días florecerá la justicia, y dilatada paz hasta que no haya luna;
8 dominará de mar a mar, desde el Río hasta los confines de la tierra.
12 Porque él librará al pobre suplicante, al desdichado y al que nadie ampara;
13 se apiadará del débil y del pobre, el alma de los pobres salvará.
17 ¡Sea su nombre bendito para siempre, que dure tanto como el sol! ¡En él se bendigan todas las familias de la tierra, dichoso le llamen todas las naciones!

Romanos 15: 4 - 9
________________________________________
4 En efecto todo cuanto fue escrito en el pasado, se escribió para enseñanza nuestra, para que con la paciencia y el consuelo que dan las Escrituras mantengamos la esperanza.
5 Y el Dios de la paciencia y del consuelo os conceda tener los unos para con los otros los mismos sentimientos, según Cristo Jesús,
6 para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.
7 Por tanto, acogeos mutuamente como os acogio Cristo para gloria de Dios.
8 Pues afirmo que Cristo se puso al servicio de los circuncisos a favor de la veracidad de Dios, para dar cumplimiento a las promesas hechas a los patriarcas,
9 y para que los gentiles glorificasen a Dios por su misericordia, como dice la Escritura: Por eso te bendeciré entre los gentiles y ensalzaré tu nombre.

Mateo 3: 1 - 12
________________________________________
1 Por aquellos días aparece Juan el Bautista, proclamando en el desierto de Judea:
2 «Convertíos porque ha llegado el Reino de los Cielos.»
3 Este es aquél de quien habla el profeta Isaías cuando dice: Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas.
4 Tenía Juan su vestido hecho de pelos de camello, con un cinturón de cuero a sus lomos, y su comida eran langostas y miel silvestre.
5 Acudía entonces a él Jerusalén, toda Judea y toda la región del Jordán,
6 y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados.
7 Pero viendo él venir muchos fariseos y saduceos al bautismo, les dijo: «Raza de víboras, ¿quién os ha enseñado a huir de la ira inminente?
8 Dad, pues, fruto digno de conversión,
9 y no creáis que basta con decir en vuestro interior: "Tenemos por padre a Abraham"; porque os digo que puede Dios de estas piedras dar hijos a Abraham.
10 Ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles; y todo árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al fuego.
11 Yo os bautizo en agua para conversión; pero aquel que viene detrás de mí es más fuerte que yo, y no soy digno de llevarle las sandalias. El os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
12 En su mano tiene el bieldo y va a limpiar su era: recogerá su trigo en el granero, pero la paja la quemará con fuego que no se apaga.»

sábado, 4 de diciembre de 2010

RECORDANDO A BUEN LIDER, SIEMPRE ESTARAS PRESENTE CON NOSOTROS, HERMANO GUILLERMO



La mística del mes morado
Llega octubre y con él no solo continúa el frío en nuestra ciudad, sino que como ya es costumbre,tiras colgantes de papel blanco y morado, nos encontramos con una que otra alfombra pintada en la pista, y nos llenamos los pulmones del infaltable sahumerio. Por todos lados se celebra algo, lo dicen los explosivos que acaban de hacerse humo en el cielo. La fe en el Señor de los Milagros nos trae eso, tradición y fervor.
nos rodean abuelitas vestidas de hábito, turrones de toda calidad y color, calles con
Si UD. fuera extranjero, seguro se preguntaría: ¿por qué cargan un anda tan pesada? ¿Por qué están vestidos así? ¿Qué hacen esas mujeres descalzas esparciendo humo? ¿Realmente es “El Señor de los Milagros”? Todo se remite hace cien años atrás en nuestra capital, donde a raíz del intacto estado de una imagen de Cristo tras un desastroso terremoto, nació una fe en pequeños grupos de devotos que pasado el tiempo se organizaron y formaron la primera Hermandad del Señor de los Milagros. Cada ciudad del Perú tiene la suya ahora, incluso encontramos grupos de nazarenos en países que congregan a colonias peruanas, como España, Estados Unidos, Colombia, Venezuela y Roma.

Lo más sensible al ojo en estas fechas es el color. El morado no fue escogido por moda, significa el color de la penitencia. Quienes iniciaron el culto fueron las primeras hermanas nazarenas de Lima, y posteriormente los varones adecuaron el atuendo tubular a su cuerpo, con la única diferencia que ellos llevan una capa. Otro elemento resaltante es el cordón. En el caso de las mujeres, lo usan amarrado a la cintura y llevan tres nudos en un lado y dos en otro como símbolo de las cinco llagas de Cristo. En los hombres, el cordón se lleva en el cuello, y se hace un nudo a la altura del pecho como símbolo de la pasión y muerte del Señor. Sin embrago todos – así como puede ser cualquiera- llevan un detente en el pecho.

Por otro lado, lo que más recorre nuestro olfato por las calles no es el turrón, sino el olor del sahumerio. El sahumar es un acto de adoración y veneración que viene desde los antiguos reyes. En misas, vemos cómo el sacerdote sahúma el altar antes de iniciar los ritos de la eucaristía, y en las procesiones las sahumadoras, algunas hasta descalzas, también menean hacia delante su pequeño recipiente de lata guiando el camino de las andas. Para ellas, el sahumar es guardar respeto, sumisión, y adoración hacia la santa imagen; lo dice a su vez la mantilla blanca que les cubre la cabeza.

La fe mueve montañas, dicen los creyentes, y afirman también que el que cree, no necesita ver. Las manifestaciones que muy de vez en cuando escuchamos, aquellas sobre personas que lograron salvarse de problemas graves de salud; muchas veces son atribuidas a la categoría de milagros. Puede ser, hay cosas que la ciencia no encuentra respuesta. En una entrevista con el Presidente de la Hermandad del Señor de los Milagros, Guillermo Llanos Villa, él relató una historia por demás sobrenatural y asombrosa que seguro dejará pensando hasta a los más agnósticos.

“Normalmente en nuestros encuentros de hermandades, hay un momento en el cual un hermano debe dar su testimonio sobre la existencia de un hecho que haya cambiado su vida en relación a la fe por el Señor de los Milagros. Este año, un hermano contó que su esposa tuvo que dar a luz a su hija a los cinco meses y días, debido a que el parto traía complicaciones y la madre podía morir. La niña del tamaño de mi mano, fue puesta en una incubadora y sin esperanzas de vida por parte de los doctores. Pasó un mes y todos esperaban el desenlace fatal, los médicos auguraban que la niña nacería con problemas de visión, oído y que tal vez no podría caminar por sí sola. Han pasado dos años y medio y la niña vive completamente sana. No presenta ningún problema y si se enferma es de gripe o cosas así. Este no es un hecho común y lógicamente él lo ha contado con una sola intención: uno debe tener fe en el Señor”.

Para Guillermo Llanos, el milagro más grandioso es el que podemos apreciar cada octubre con la continua devoción al Señor de los Milagros. Sin duda, ambos casos son creíbles y podemos afirmar que sí existe toda una mística en la cultura nazarena, más allá de la antigua tradición que la estructura.